En un mundo digital en donde nos encontramos ya saturados de tanta publicidad y contenidos, es quizás complicado imaginar cómo poder lanzar una campaña que realmente impacte a la audiencia y que no la hayan ya realizado, de manera igual o similar, algunas otras grandes marcas internacionales.

Es por ello que para diferenciarse debes apegarte a procesos que te ayudarán a formular algo distinto, único e irrepetible, y para eso existen algunos procesos creativos a los cuáles te puedes apegar:

  • Asociación libre de ideas: se trata de formar una asociación entre distintos conceptos e ideas, siempre tomando una palabra clave como la base. Cada concepto o cosa es identificado y descrito, y posteriormente relacionado.
  • Brainstorming o lluvia de ideas: un concepto ampliamente reconocido. La idea principal para llegar al concepto es coger distintas ideas de un grupo de expertos, con crítica libre, para poder llegar a elegir la mejor idea de todas.
  • Pensamiento lateral: El pensamiento lateral o divergente se enfoca en analizar un problema o situación desde distintas perspectivas para así generar una idea o factor “fuera de la caja” (o como otros gustan decir, “out of the box”).
  • Storytelling: uno de mis favoritos. La idea creativa alrededor de la comunicación o campaña (en función) surge a partir de desarrollar una historia sobre la marca o producto en función, compartiendo todas sus características en el proceso.

En cualquiera de los casos, la intención es poder generar una idea que eventualmente se transforme en una campaña de comunicación o publicidad, y para ello esta idea debe atravesar un segundo proceso llamado “visualización”.

El proceso de la visualización y verificación para una campaña creativa publicitaria

Siendo simple por nombre, la “visualización” conlleva que esta nueva idea generada se analice desde 4 distintos ángulos para así validarla cómo una campaña verdaderamente única:

  1. Inmersión: proceso en el que se analizarán a profundidad los retos de la potencial campaña.
  2. Ideación: proceso en el que se generan alternativas o evoluciones de la potencial campaña.
  3. Incubación: proceso en el que se toma en cuenta el factor tiempo para la correcta gestación de la potencial campaña.
  4. Iluminación: proceso en el que se añaden una serie de nuevas ideas para robustecer o “dar brillo” a la idea ya preestablecida.

Si desde estas 4 perspectivas la propuesta de campaña creativa luce atractiva, se pasa a un último paso denominado verificación, que no es otra cosa que testear o validar esta nueva idea para así pasarla al proceso de copy y diseño.

Y sí, todo esto se hace en el proceso de una campaña publicitaria. Como puedes ver, el componente creativo es más un proceso y menos un simple flash de inspiración.

Desarrollar una campaña creativa / #AdPublicitario se sustenta + en procesos y - en simple inspiración Click To Tweet

 

Espero que puedas tomar esto como base para hacer una campaña creativa para tu marca. Si necesitas ayuda, ya sabes donde encontrarme.

Comentarios
Sígueme

Alfredo Molina

Dirección de Agencia at Dialogamia
Inicié haciendo de todo y ahora me enfoca en hacer felices a los clientes.
Sígueme